Beneficios del dictamen financiero

Beneficios del dictamen financiero

En estas líneas propongo establecer los beneficios que se tienen o que debemos de entender nos otorga el dictamen financiero, y para esto comenzaré con un pequeño análisis sobre la base de la contabilidad que permite, una vez procesada, la elaboración de los estados financieros, que pueden estar sujetos a una revisión por parte de un contador público con experiencia y conocimientos sólidos, éticos y técnicos sobre la auditoría.

Teneduría de libros

Me permito transcribir el siguiente texto del libro denominado “Teneduría de libros”, del autor Antonio M. Tapia, profesor de contabilidad mercantil en la Escuela Nacional Superior de Comercio y Administración, obra editada en 1904.

“Teneduría de libros es el arte que enseña a asentar en libros especiales y de una manera precisa, clara y con la debida exactitud, el pormenor de las operaciones de una contabilidad. 

El objeto de la teneduría de libros es mostrar en cualquier época que se desee, el estado de una negociación, es decir, la posición de su propietario respecto de sí mismo y de sus corresponsales, así como el capital líquido de que pueda disponer.”

Este libro, por demás interesante muestra la necesidad de tener los registros de una contabilidad formalmente elaborados, situación que se daba en los albores del siglo pasado (no limitante solo a ese siglo), y que tenía un sustento en las operaciones y la información requerida por los comerciantes de aquel entonces.

Ahora bien, durante más de 30 años la Comisión de Principios de Contabilidad (CPC), del IMCP, fue la encargada de emitir la normatividad contable en México, y a partir del 2004 lo hace el Consejo Mexicano de Normas de Información Financiera, A.C. (CINIF), emitiendo las Normas de Información Financiera (NIF), entre otros ordenamientos.

NIF A-3 “Necesidades de los usuarios y objetivos de los estados financieros

Es así que en la NIF A-3 “Necesidades de los usuarios y objetivos de los estados financieros”, se señala cuáles son los estados financieros que deben emitir las empresas con fines lucrativos y las que no persiguen este fin, así como también quienes son los interesados más comunes en esta información financiera.

Aquí queda señalada la importancia que debe de tenerse en cualquier empresa (o negocio personal), de tener registros contables adecuados de las operaciones diarias para efectos de contar con información que sirva para medir, evaluar y tomar decisiones a corto, mediano o largo plazo sobre el negocio en particular.

La información que se presenta en los estados financieros si bien debe contar con el sustento de que, quien la preparó tiene la capacidad técnica y profesional adecuada, la labor de la técnica denominada “auditoria de estados financieros” ha significado un valor agregado en las entidades que contratan los servicios del experto en auditoría para que le dé un mayor grado de certeza sobre esa información y que le sirve adicionalmente, como una certificación a los trabajos desarrollados por los preparadores de los estados financieros.

La labor del auditor se remonta a muchos siglos antes del presente, dejamos en este trabajo algunos apuntes históricos de nuestra profesión:

“La palabra auditoria proviene del vocablo latino “audire” que significa “oír” o “escuchar”; de esta forma auditor podría ser etimológicamente “oidor”, “oyente” o “alguien que escucha”. En el pasado, los auditores no realizaban registros de libros o estados sino que más bien juzgaban la verdad o la falsedad de los casos que se les presentaba oyéndolos.” (Fuente mx.answers.yahoo.com)

Los historiadores creen que los registros contables tuvieron su origen alrededor del año 4000 antes de Cristo, cuando las antiguas civilizaciones del lejano oriente comenzaron a establecer gobiernos y negocios organizados.

Desde el principio, los gobiernos se preocuparon por llevar la cuenta de entradas y salidas de dinero y el cobro de los impuestos. Parte integrante de esa preocupación fue el establecimiento de controles, incluso auditorías para disminuir los errores y fraudes por parte de funcionarios incompetentes o faltos de honradez.

Los más antiguos registros contables y referencias a auditorías en el sentido moderno de la palabra que se tienen en los países de habla inglesa, son los registros de los erarios de Inglaterra y Escocia, que datan del año 1130.

El título de auditor apareció por primera vez en Inglaterra en el siglo XIII. A través de la revolución industrial ocurrida en la segunda mitad del siglo XVIII, se fomentaron nuevas técnicas contables relacionadas a la auditoría por lo que la auditoría como profesión fue reconocida por primera vez bajo la Ley Británica de Sociedades Anónimas de 1862 y el reconocimiento general tuvo lugar durante el período de mandato de la Ley

“Un sistema metódico y normalizado de contabilidad era deseable para una adecuada información y para la prevención del fraude”.

(Fuente, vescotraining.com/2012/06/01)

Una vez señalada la importancia de tener estados financieros en las empresas que reflejen las operaciones llevadas a cabo en cada período, podemos señalar que los mismos podrán estar sujetos a una auditoría, y puede surgir la siguiente duda:

¿Cuáles son los beneficios de tener estados financieros dictaminados?

  • Los estados financieros permiten evaluar el desempeño de la empresa con el fin de modificar políticas y acciones en materia administrativa.
  • Dictaminar permite tener una visión objetiva de un especialista que podrá emitir recomendaciones con respecto a los asuntos de materia económica de su empresa.
  • En algunos casos es probable que la auditoría pueda ser un factor importante en el descubrimiento de posibles fraudes de la administración o de personal de la empresa.
  • En la actualidad el sistema financiero y terceros con quienes se acude a solicitar líneas de crédito o préstamos, ven con buenos ojos y les da mucha confianza el hecho de saber que el solicitante, tiene la buena costumbre de hacer revisar sus estados financieros por un tercero auditor.
  • Los impuestos a que está sujeta cada empresa es un área por demás importante que es revisada en toda auditoría, y permite de alguna manera “blindar” a la entidad ante las autoridades, toda vez que, en caso de no haberse calculado, enterado o registrado adecuadamente en los estados financieros los impuestos, el auditor emitirá las correcciones correspondientes.
  • La mayoría de las empresas en México, no emiten estados financieros conforme lo regulan las NIF; en el caso de las empresas que son dictaminadas, la labor del auditor se amplía, toda vez que nos convertimos en los maestros de los contadores de las empresas al explicarles cómo deben de aplicar determinada Norma de Información Financiera en la estructura de las notas a los estados financieros y en la preparación global de los mismos, sin que esto implique mayor responsabilidad que la de asesorar y guiar al preparador de los mismos.
  • La cada vez más complicada labor fiscal que tienen las empresas o empresarios, obliga a tener contadores mejor preparados, sin embargo en ese mundo de requerimientos de información, auditorías, y un sin fin de obligaciones, el auditor se convierte en un aliado de la empresa y del contador de la misma ya que al revisar los estados financieros emitidos, una parte fundamental es la de comprobar que en el aspecto fiscal se cumplen con las reglas para el registro de una contabilidad de conformidad con los artículos 28 del Código Fiscal de la Federación y el 33 del Reglamento del mismo Código.
  • La visión que tiene el experto en auditoría al revisar fundamentalmente los estados financieros pero también la estructura que tiene creada la administración de la entidad (control interno), permite, una vez analizado el mismo, emitir recomendaciones que le facilitan a la entidad detectar las posibles fallas en este control, logrando una mejora continua.

Conclusiones

Para concluir este trabajo, puedo asegurar que las empresas que son dictaminadas por contadores públicos, reflejan un compromiso de mejora continua y los dueños de estas entidades, se convierten en verdaderos empresarios que buscan, en el análisis de sus estados financieros las respuestas para crecer y obtener cada día más y mejores beneficios.


Contenido relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar
Su enfoque es: establecer el tratamiento contable de una partida, ya sea como una provisión o un pasivo contingente, dependiendo del grado de incertidumbre de la salida de recursos económicos para el cumplimiento de una obligación o, para el caso de activos contingentes, la incertidumbre de la recepción de beneficios económicos para recuperar el activo.

Norma de Información Financiera (NIF) C-9 “Provisiones, contingencias y compromisos”

Su enfoque es: establecer el tratamiento contable de una partida, ya sea como una provisión o un pasivo contingente, dependiendo del grado de incertidumbre de la salida de recursos económicos para el cumplimiento de una obligación o, para el caso de activos contingentes, la incertidumbre de la recepción de beneficios económicos para recuperar el activo.
La NIA 265, relata la responsabilidad que tiene el auditor de comunicar las deficiencias de control interno a la dirección

Norma Internacional de Auditoría (NIA) 265: Comunicación de las deficiencias del control interno a los responsables del gobierno y a la dirección de la entidad

El objetivo de una auditoría de estados financieros realizada conforme a las Normas Internacionales de Auditoria (NIA) es, emitir una opinión sobre si la información financiera de una Entidad se presenta razonablemente conforme a las Normas de Información Financiera (NIF) aplicables; para cumplir con este, el auditor debe obtener una comprensión del control interno de la empresa para así poder diseñar los procedimientos de auditoría adecuados para el encargo.