Economía informal

Economía informal

Antecedentes

Según la OCDE, México sigue teniendo el PIB per cápita más bajo y los niveles de pobreza más altos entre los países miembros de la OCDE.

La brecha en el nivel de vida respecto a los países más ricos se ha venido reduciendo, pero el avance ha sido muy lento, afectado por niveles de productividad, bajos niveles educativos y altos niveles de pobreza y desigualdad, y una de las debilidades de la economía mexicana insiste la OCDE, son los altos niveles de informalidad laboral, que afectan a cerca del 60% de los mexicanos.

Durante los últimos años no se ven acciones concretas por parte de las autoridades para combatir la informalidad y la evasión.

De acuerdo con la OCDE, México es de los países que menos recauda, no se ven esfuerzos concretos para cerrar brechas del comercio informal, sin embargo, cada vez se fiscaliza y se imponen más reglas a las empresas registradas.

Fuente OCDE 2018

Entorno actual

De acuerdo con el glosario de términos con el que cuenta el INEGI, en la economía informal se incluyen actividades en las que los bienes y servicios producidos y vendidos son legales, pero las unidades productoras no están registradas formalmente. El sector informal se compone de empresas que no están registradas ante las autoridades correspondientes y no contribuyen al pago de impuestos.

Así, son unidades que no están contabilizadas en los registros de establecimientos económicos de cada país y que, por lo tanto, no tienen los derechos y obligaciones de un establecimiento registrado.

De acuerdo con el INEGI se presentan los siguientes datos:

  • Del PIB generado en México durante 2018, el 22.5% es informal.
  • Del 56.7% de la población que se empleó en puestos de trabajo informales, 29.3% lo hizo dentro del sector formal.
  • Por cada 100 pesos generados de PIB nacional, 78 pesos provienen de los ocupados en informalidad.

Modalidades de la formalidad e informalidad en México.

La medición del INEGI, está considerando tanto al sector informal o unidades económicas constituidas como micronegocios que no cuentan con los registros legales básicos para operar, como también “otras modalidades de la informalidad”, es decir, la agricultura, el servicio doméstico remunerado de los hogares y todas las variedades de trabajo que, desempeñan su labor sin la debida protección legal de las relaciones laborales.

Trabajadores informales

Los trabajadores informales no tienen seguro social, no cotizan para una pensión y no tienen derecho a licencia por maternidad o paternidad, y por otra parte existe generalmente una brecha salarial entre los formales e informales.

Los empleos informales son empleos de baja calidad porque no tienen protección social, y generalmente las personas con nivel con bajo nivel de estudios y que cuentan con una vulnerabilidad económica sólo encuentra trabajo en la informalidad lo cual además son empleos con alta rotación y con ingresos inestables.

En tiempos actuales derivado del COVID-19 estos trabajadores son aún más vulnerables ya que muchos de ellos no cuentan con la infraestructura y conocimiento en herramientas digitales, o sea que en su mayoría no tienen acceso a   la economía digitalizada lo cual los ha orillado a crear ellos mismos una fuente de ingresos mediante alguna economía informal o aceptar un empleo informal sin ningún tipo de asistencia social.

Muchas veces sin que sea la generalidad, aquellos empleos informales que se generan en el sector informal laboran en su mayoría en Pymes, que tienen un gran manejo de efectivo en sus operaciones y en algunos casos no están incluso debidamente registrados ante las autoridades fiscales.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), existen 2,000 millones de trabajadores en el mundo en la economía informal, lo que representa el 61.2% de la población empleada en el globo terráqueo. Actualmente 1,600 millones de ellos se están viendo afectados por las medidas de confinamiento originado por el COVID-19.

La OIT, ha señalado y presentado diversos estudios que arrojan que los trabajadores domésticos constituyen una parte considerable de la fuerza de trabajo de empleo informal y se encuentran además entre los grupos de trabajadores más vulnerables, ya que sus condiciones de empleo no son claras, no están registrados y por ende están excluidos del alcance de la legislación laboral.

Trabajadores domésticos

En la actualidad, existen al menos 67 millones de trabajadores domésticos en el mundo, y aunque un número considerable de hombres trabaja en el sector- con frecuenta como jardineros, vigilantes, choferes, etc.,- sigue siendo un sector en donde el 80% de los trabajadores domésticos son mujeres.

El siguiente recuadro (emitido por el OIT) se señalan algunas características de empresas en donde se genera empleos informales).

Características de empresas en donde se genera empleos informales

Considerando el estudio económico de México realizado por la OCDE en el 2019, otro factor clave que frena el desarrollo del país, es la baja participación laboral de las mujeres mexicanas que, aunque ha tenido un incremento en los últimos años (del 36% en el 1990 a 47% en el 2017), aún sigue siendo la segunda más baja en la OCDE, siendo significativamente menor que los hombres que es del 82%.

Régimen de Incorporación Fiscal” (RIF) frente a la economía informal

Con objeto de incorporar al mayor número de informales a la economía formal, según su dicho, el SAT lanzó en 2013, como reforma para el 2014, el régimen fiscal de actividades empresariales de las personas físicas denominado “Régimen de Incorporación Fiscal” (RIF) mediante un estímulo de pago gradual del impuesto a diez años, iniciando con una tasa de reducción de ISR del 100% en el primer año y gradualmente disminuirla en un 10% cada año hasta llegar a la tarifa normal de las personas físicas aplicable al resto de contribuyentes.

De acuerdo con el Informe tributario y de Gestión del primer semestre del 2020 emitido por el Servicio de Administración Tributaria (SAT), señala que ha continuado trabajando para consolidar el “ABC” esto es, Aumentar la eficiencia recaudatoria, Bajar la evasión y elusión fiscal y Combatir la corrupción.

Conclusiones

Si bien las autoridades fiscales en México han realizado diversos esfuerzos creando figuras fiscales con la finalidad de incorporar más actividades formales a la economía y estableciendo regímenes de tributación simplificados (Régimen simplificado, REPECOS, RIF, por mencionar algunos) considero que no se han dado resultados realmente que impacten o disminuyan tanto la economía como los empleos informales.

La informalidad entre otras consecuencias trae consigo la pérdida de las ventajas de la legalidad, sin tener el acceso a las instituciones crediticias formales (en la informalidad la mayoría de las operaciones se pactan como medio de pago el efectivo), las diferencias salariales, el acceso a los servicios de seguridad social.

No hay duda de que las autoridades fiscales han tenido un gran avance en la fiscalización a través de la tecnología, concentrando un sin número de datos y cifras de cada una de las empresas y de las personas físicas, bajo la frase de “Información es poder” incluso las autoridades han implementado algunas medidas de restricción sobre la recepción del efectivo; una de ellas es la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita. (LPIORPI).

Sin embargo podemos darnos cuenta en el día a día que empresas formales cuentan con empleos informales y de ahí mismo derivan también economías informales, sin que la autoridad haya podido detectar o frenar esta práctica indebida.

Derivado del COVID-19 muchas de las empresas han tenido una baja considerable en su operación e incluso se ha llegado a una suspensión total de sus actividades, generando una alta tasa desempleo. Debido a la pérdida de sus ingresos (desempleo) han iniciado un negocio propio (Autoempleo) dentro de la economía informal.

En la mayoría de los casos, estos pequeños negocios tienen una gran limitación para acceder a créditos y apoyos gubernamentales por el solo hecho de operar en la informalidad lo cual los deja incluso sin acceso a la seguridad social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *