Recogen información para formar una minería de datos con la que logran inteligentemente colocarnos ante he nombrado facefiscal, en razón de la información que conocen da cada contribuyente persona física o moral.

Facefiscal ante la reforma laboral y sus efectos en las contribuciones seguridad social.

Introducción

Desde 2011 es decir; hace más de ocho años en que los contribuyentes deben dar cumplimiento a sus obligaciones fiscales aportando datos en linea a través de formatos electrónico ante las diferentes instituciones de gobierno responsables del cuidado de los impuestos estatales, federales y contribuciones de seguridad social, lo anterior con el objeto de lograr una recaudación eficiente con un enfoque globalizado de 360 grados y una visión desde diferentes ángulos intencionados a obtener información clasificada para cada tipo de obligación sobre la que objetivamente a través de aplicar la interoperabilidad, recogen información para formar una minería de datos con la que logran inteligentemente colocarnos ante he nombrado facefiscal, en razón de la información que conocen da cada contribuyente persona física o moral.

Ahora bien, iniciaremos con el análisis de la fiscalización electrónica a través de observar la evolución de las facturas electrónicas y CFDI desde 2005.

Hasta el 2005 todos los comprobantes fiscales debían ser impresos por establecimientos autorizados por el del Servicio de Administración Tributaria (SAT), dichos comprobantes debían ser archivados por lo menos 5 años, haciendo que el costo de su administración fuera alto para el contribuyente.

En 2011 se hace obligatorio el uso de CFDI para los contribuyentes con ingresos superiores a 4 millones de pesos y se autoriza al primer PAC (proveedor autorizado de certificación) el servicio de CFDI (por internet), eliminando así el reporte mensual al SAT.

En el 2012 se vuelve obligatorio para los contribuyentes con ingresos anuales mayores a 4 millones de pesos facturar con CFDI.

El 30 de diciembre de 2013, se publicó la Resolución Miscelánea Fiscal 2014, donde se puntualiza el uso de CFDI en los requisitos para la deducibilidad de la nómina, que a la letra lo decía de la siguiente forma:

I.2.7.5.3. Para los efectos del artículo 27, fracción V, segundo párrafo de la Ley del ISR, se considera que los contribuyentes que expidan CFDI por las remuneraciones que cubran a sus trabajadores, tendrán por cumplidos los requisitos de deducibilidad de dichos comprobantes para efectos fiscales, al momento que se realice el pago de dichas remuneraciones, con independencia de la fecha en que se haya emitido el CFDI o haya sido certificado por el proveedor de certificación del CFDI autorizado.

Luego entonces, a partir del 2014, todos los contribuyentes con ingresos mayores a $250,000 anuales deberán usar CFDI.

Durante este mismo ejercicio se incorpora con algunas modalidades la versión 1.1 en donde regula el reporteo de los recibos de nómina, entre los que citaba las percepciones, deducciones, incapacidades, horas extras registro patronal, fecha de pago, días pagados y antigüedad.

Posteriormente llega la versión 1.2 en 2017, en las que se incluyen un orden y requerimientos sobre el timbrado, en relación con los tipos de nómina, así como conceptos a timbrar como son totales, pagos por separación, jubilaciones y deducciones gravados y no gravados.

Para 2018, con la misma versión 1.2 y versión CFDI 3.3, incluyeron otras modalidades; tales como documento “N”, forma de pago “99”, método de pago, validación del RFC del empleado y las claves ante el SAT.

Siendo que estos cambios en los procesos de fiscalización empezaron a alinearse a través de los comprobantes fiscales desde 2005, es hasta el 1 de enero de 2014, cuando con las modificaciones al artículo 28 fracciones III y IV del Código Fiscal de la Federación, inician los principales cambios a procesos electrónicos precursores de encontrarnos ante facefiscal, en razón de la obligatoriedad de llevar la contabilidad en medios electrónicos y reportarla en la portal de Internet del Servicio de Administración Tributaria (SAT), aún y cuando, su entrada en vigor fue de manera escalonada entre los ejercicios de 2015 y 2017 y su cumplimiento a través de facilidades administrativas. Tal obligatoriedad en dicho artículo a la letra dice:

Artículo 28. Las personas que de acuerdo con las disposiciones fiscales estén obligadas a llevar contabilidad, estarán a lo siguiente:

  • III. Los registros o asientos que integran la contabilidad se llevarán en medios electrónicos conforme lo establezcan el Reglamento de este Código y las disposiciones de carácter general que emita el Servicio de Administración Tributaria. La documentación comprobatoria de dichos registros o asientos deberá estar disponible en el domicilio fiscal del contribuyente.
  • IV. Ingresarán de forma mensual su información contable a través de la página de Internet del Servicio de Administración Tributaria, de conformidad con reglas de carácter general que se emitan para tal efecto.

Ahora bien, otra obligación en este mismo sentido resulta en el artículo 15-A quinto párrafo, fracciones I y II de la ley del Seguro Social, debido a citar desde 2009 lo siguiente:

Artículo 15 A. Cuando en la contratación de trabajadores para un patrón, a fin de que ejecuten trabajos o presten servicios para él, participe un intermediario laboral, cualquiera que sea la denominación que patrón e intermediarios asuman, ambos serán responsables solidarios entre sí y en relación con el trabajador, respecto del cumplimiento de las obligaciones contenidas en esta Ley. (…)

Los contratantes deberán comunicar trimestralmente ante la Subdelegación correspondiente al domicilio del patrón o sujeto obligado, y del beneficiario respectivamente, dentro de los primeros quince días de los meses de enero, abril, julio y octubre, en relación con los contratos celebrados en el trimestre de que se trate la información siguiente:

I. De las partes en el contrato: Nombre, denominación o razón social; clase de persona moral de que se trate, en su caso; objeto social; domicilio social, fiscal y, en su caso, convencional para efectos del contrato; número del Registro Federal de Contribuyentes y de Registro Patronal ante el IMSS; datos de su acta constitutiva, tales como número de escritura pública, fecha, nombre del notario público que da fe de la misma, número de la notaría y ciudad a la que corresponde, sección, partida, volumen, foja o folio mercantil, en su caso, y fecha de inscripción en el Registro Público de la Propiedad y el Comercio; nombre de los representantes legales de las partes que suscribieron el contrato.

II. Del contrato: Objeto; periodo de vigencia; perfiles, puestos o categorías indicando en este caso si se trata de personal operativo, administrativo o profesional y el número estimado mensual de trabajadores u otros sujetos de aseguramiento que se pondrán a disposición del beneficiario de los servicios o trabajos contratados.

El patrón incorporará por cada uno de sus trabajadores, el nombre del beneficiario de los servicios o trabajos contratados en el sistema de cómputo autorizado por el Instituto.

Cuando el patrón se obligue a poner a disposición del beneficiario, trabajadores para prestar los servicios o ejecutar los trabajos en varios centros de trabajo ubicados en la circunscripción territorial de más de una subdelegación del Instituto, el patrón y el beneficiario deberán comunicar la información a que se refiere el quinto párrafo de este artículo, únicamente ante la subdelegación dentro de cuya circunscripción se ubique su respectivo domicilio fiscal.

La información prevista en este artículo podrá ser presentada a través de los medios señalados en el último párrafo del artículo 15 de esta Ley, conforme a las reglas generales que para tal efecto emita el Consejo Técnico.

Con el objeto de evaluar el cabal cumplimiento respecto a esta obligación se recomienda primero analizar el tercer párrafo del artículo 15-A de la Ley Federal del Trabajo y posteriormente ver si luego entonces, se está ante el artículo 15-A de la Ley del Seguro Social.

En este sentido el Consejo Técnico del Instituto Mexicano del Seguro Social, emitió en el DOF el 1 de octubre de 2009, el acuerdo No. ACDO.AS2.HCT.300909/194.P.DIR, con las reglas generales para la obligación establecida en el quinto párrafo del artículo 15-A, de la ley del seguro social, así como el formato PS-1 para que, a través de este último, se dé cumplimiento de forma trimestral a dicho fin ante el Instituto Mexicano del Seguro Social.

Ahora bien, el 5 de septiembre de 2018, emitió este mismo Consejo la facilidad administrativa en subcontratación a través del acuerdo No. ACDO.SA2.HCT.290818/225.P.DIR con el objeto de apoyar a los contribuyentes que se encuentren ante el cumplimiento de la obligación de reportar información sobre los contratos a que refiere el quinto párrafo del artículo 15-A de la Ley del Seguro Social, esto a través de dar cabal uso al aplicativo; “Autorización del contratista para la consulta del CFDI y declaraciones de lo Administrado por el Servicio de Administración Tributaria”, que la letra indica:

“se
considerará que el patrón o sujeto obligado (contratista) ha dado cumplimiento
a lo establecido en dicha disposición (Artículo 15-A de la Ley del Seguro
Social), cuando utilice el aplicativo Autorización del contratista para la
consulta del CFDI y declaraciones’, administrado por el Servicio de
Administración Tributaria (SAT) y realice el procedimiento que, para efectos de
los artículos 27, fracción V, último párrafo, de la Ley del Impuesto Sobre la
Renta, así como el 5, fracción II y 32, fracción VIII, de la Ley del Impuesto
al Valor Agregado, establece el SAT mediante reglas de carácter general”

Así las cosas, hablando de contratistas, el 4 de junio de 2015 fue publicado en el Diario Oficial de la Federación el Decreto por el que se adiciona el artículo 29 Bis a la Ley del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (INFONAVIT). Con vigencia a partir del 5 de junio de 2015.

Dicha adición de artículo, en resumen, establece lo siguiente:

Cuando en la contratación de trabajadores participe un intermediario laboral o contratista, y el beneficio del trabajo lo reciba otra persona denominada beneficiario o contratante, ambos serán responsables solidarios entre sí y en relación con el trabajador respecto de las obligaciones contenidas en la Ley del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores. No se considera intermediario laboral sino Patrón la unidad económica de producción o distribución de bienes o servicios, constituida de acuerdo con la legislación aplicable, que cuenta con un lugar de negocios y brinda un servicio o producción de un bien, con herramientas, insumos y trabajadores propios y suficientes, quienes se desempeñan bajo el mando y subordinación únicamente del Patrón.

Cuando un patrón ponga a disposición trabajadores a un beneficiario, este último asumirá las obligaciones establecidas en la Ley de referencia. Los contratantes y contratistas sean personas físicas o morales, deberán comunicar trimestralmente lo siguiente a través del Sistema de Responsabilidad Solidaria (SIRESO) en el portal de Internet del INFONAVIT:

  • El nombre, denominación o razón social; clase de persona moral; objeto social; domicilio social, fiscal; RFC y NRP, entre otros.
  • Objeto del contrato, vigencia de este, perfiles, puestos o categorías indicando si es personal operativo, administrativo o profesional, la justificación del trabajo especializado y el número de trabajadores que se pondrán a disposición del beneficiario de los servicios o trabajos contratados.
  • Su cumplimiento por medio del Portal Empresarial en el portal de internet del INFONAVIT, con correo del representante legal y clave electrónica de acceso.

Los plazos de la información a proporcionar ante este facefiscal, tanto para el Instituto Mexicano del Seguro Social, como al INFONAVIT, se establecen en el siguiente calendario:

Calendario de presentación de información ante las autoridades.

Por su parte algunas entidades federativas como, por ejemplo; Guanajuato y Quintano Roo por citar algunas, establecen la obligación de presentar dentro del primer cuatrimestre del año siguiente, una declaración anual informativa en la que se debe detallar el importe total de pagos realizados por remuneraciones y los realizados por concepto del Impuesto al trabajo personal subordinado. Por lo que podemos observar que esta declaración es complementaria a los objetivos de recaudación y vienen a cerrar la pinza para la preparación de la minería de datos en comento.

Por su parte la Ley Federal del Trabajo si bien desde su reforma en 2012, le daba créditos a los CFDI a través de su artículo 776, fracción VIII en la que los reconoce como un medio de prueba del cumplimiento, pago de remuneraciones y obligaciones laborales, y en este mismo sentido con la reforma del 1 de mayo de 2019 en la que adiciona la fracción X en este ordenamiento, en las que citan lo siguiente:

Artículo 776.- Son admisibles en el proceso todos los medios de prueba que no sean contrarios a la moral y al derecho, y en especial los siguientes:

II. …

VIII. Fotografías, cintas cinematográficas, registros dactiloscópicos, grabaciones de audio y de video, o las distintas tecnologías de la información y la comunicación, tales como sistemas informáticos, medios electrónicos ópticos, fax, correo electrónico, documento digital, firma electrónica o contraseña y, en general, los medios aportados por los descubrimientos de la ciencia.

X. Los recibos de nómina con sello digital.

Por su parte el artículo 101 de esta Ley en comento en su penúltimo y último párrafo, podemos interpretar a la luz de la reciente reforma del 1 de mayo del ejercicio curso, que su objetivo es reconocer y dar validez laboral a los CFDI como un documento testimonial y medio de prueba sobre el cumplimiento de obligaciones patronales, así como ante una demanda laboral, esto debido a que dichos párrafos señalan lo siguiente:

“En todos
los casos, el trabajador deberá tener acceso a la información detallada de los
conceptos y deducciones de pago. Los recibos de pago deberán entregarse al
trabajador en forma impresa o por cualquier otro medio, sin perjuicio de
que el patrón lo deba entregar en documento impreso cuando el trabajador así lo
requiera.

Los recibos impresos deberán contener firma autógrafa del trabajador para su validez; los recibos de pago contenidos en comprobantes fiscales digitales por Internet (CFDI) pueden sustituir a los recibos impresos; el contenido de un CFDI hará prueba si se verifica en el portal de Internet del Servicio de Administración Tributaria, en caso de ser validado se estará a lo dispuesto en la fracción I del artículo 836-D de esta Ley.”

Con la redacción de los párrafos en comento, podemos observar que se está haciendo a un lado el divorcio que existía entre la Ley Federal del Trabajo al interpretarse en esta Ley, el forzoso reconocimiento de la veracidad de la información en un recibo de nómina, siempre y cuando, estuviera con firma autógrafa, y lo citado en el artículo 99 fracción III de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, al referirse a que dichos recibos digitales:

“podrán utilizarse como constancia o recibo de pago para efectos de la
legislación laboral a que se refieren los artículos 132 fracciones VII y VIII,
y 804, primer párrafo, fracciones II y IV, de la Ley Federal de Trabajo.”

Siendo así y aun cuando, podemos observar que actualmente dichas disposiciones legales coinciden, no debemos dejar a un lado, lo citado dentro de estos mismos párrafos en lo referente a la correlación que hacen con la fracción I del artículo 836-D de este mismo ordenamiento, por lo cual de no resultar favorables los análisis de un perito experto en la materia de veracidad y confiabilidad en la volatibilidad de la información en los software de nómina, los recibos electrónicos tendrán un valor probatorio por debajo de un recibo impreso no firmado.

Artículo 836-D. En el desahogo de la prueba de medios electrónicos, se observarán las normas siguientes:

I. El Tribunal designará el o los peritos oficiales que se requieran, a fin de determinar si la información contenida en el documento digital se encuentra íntegra e inalterada, tal y como fue generada desde el primer momento, ubicándola en tiempo y espacio entre el emisor y destinatario.

El Tribunal podrá comisionar al actuario para que asociado del o los peritos designados, dé fe del lugar, fecha y hora en que se ponga a disposición de éstos el medio en el cual se contenga el documento digital.

Tratándose de recibos electrónicos de pago el Tribunal designará a un fedatario para que consulte la liga o ligas proporcionadas por el oferente de la prueba, en donde se encuentran los Comprobantes Fiscales Digitales por Internet o CFDI, compulse su contenido, y en el caso de coincidir, se tendrán por perfeccionados, salvo prueba en contrario.”

Como se muestra en el análisis de la evolución anterior, los datos obtenidos por el Gobierno a través del tiempo en las diferentes plataformas fiscales y no fiscales (bancos), confirman que estamos ante lo que hemos denominado “facefiscal” en el transcurso del presente boletín.

Tales datos incluyen información de clientes a quiénes les vendemos, así como, información sobre gastos en los que incurrimos, de igual manera, de nuestros proveedores de servicios profesionales, especializados, suministro de personal, materias primas (costos) y de quienes se desempeñan como asimilados a salarios o de personal en la nómina bajo el esquema de trabajo personal subordinado.

Todos estos datos duros respecto a nivel económico en relación con sus ingresos, conceptos de pago, valor de la nómina que se ejerce por remuneraciones, previsión social y prestaciones en especie, así como, los criterios seguidos sobre la determinación de la base de los impuestos federales, estatales y contribuciones de seguridad social, todo esto, con un solo clic al momento de timbrar la nómina (CFDI) son parte de las estadísticas y métricas de recaudación.

Otros de los objetivos importantes que persigue el esquema electrónico; es informar en tiempo real las retenciones de impuestos federales y contribuciones de seguridad social que han efectuado los patrones por cuenta de los trabajadores y conocer en consecuencia el nivel de cumplimiento.

Hoy con el esquema del Comprobante Fiscal Digital de la nómina la autoridad cuenta con toda la información respecto a los ingresos y deducciones realizadas por el contribuyente, aun y cuando, existan diferentes momentos de acumulación para los ingresos y las deducciones, costo de ventas, fechas de pago a personas físicas, tipo de percepciones entre otros. Por otro lado, deberá observarse que con los datos que contienen los CFDI, el Instituto Mexicano del Seguro Social tiene elementos para conocer el alcance del cumplimiento por parte de los patrones, por lo que deberá tenerse especial cuidado en los conceptos y montos que se informen.

Obligación de generar los comprobantes fiscales por los pagos de nómina.

El artículo 27 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta establece los requisitos para las deducciones, siendo en la fracción V de este ordenamiento en donde se identifica precisamente el requisito de la nómina con los datos de las remuneraciones y las retenciones relacionadas con erogaciones por la prestación de un servicio personal subordinado y que consten en comprobante fiscal digital, citando para tal efecto lo siguiente:

Artículo 27. Las deducciones autorizadas en este Título deberán reunir los siguientes requisitos:

V. Cumplir con las obligaciones establecidas en esta Ley en materia de retención y entero de impuestos a cargo de terceros o que, en su caso, se recabe de éstos copia de los documentos en que conste el pago de dichos impuestos. Tratándose de pagos al extranjero, éstos sólo se podrán deducir siempre que el contribuyente proporcione la información a que esté obligado en los términos del artículo 76 de esta Ley. Los pagos que a la vez sean ingresos en los términos del Capítulo I del Título IV, de esta Ley, se podrán deducir siempre que las erogaciones por concepto de remuneración, las retenciones correspondientes y las deducciones del impuesto local por salarios y, en general, por la prestación de un servicio personal independiente, consten en comprobantes fiscales emitidos en términos del Código Fiscal de la Federación y se cumpla con las obligaciones a que se refiere el artículo 99, fracciones I, II, III y V de la presente Ley, así como las disposiciones que, en su caso, regulen el subsidio para el empleo y los contribuyentes cumplan con la obligación de inscribir a los trabajadores en el Instituto Mexicano del Seguro Social cuando estén obligados a ello, en los términos de las leyes de seguridad social.

Ahora bien, aun mismo tiempo para que sea deducible, deberá de cumplirse con lo establecido en el artículo 99, fracciones I, II, III y V de la Ley del Impuesto sobre la Renta que a la letra dispone:

Artículo 99. Quienes hagan pagos por los conceptos a que se refiere este Capítulo, tendrán las siguientes obligaciones:

I.  Efectuar las retenciones señaladas en el artículo 96 de esta Ley.

II. Calcular el impuesto anual de las personas que les hubieren prestado servicios subordinados, en los términos del artículo 97 de esta Ley.

III. Expedir y entregar comprobantes fiscales a las personas que reciban pagos por los conceptos a que se refiere este Capítulo, en la fecha en que se realice la erogación correspondiente, los cuales podrán utilizarse como constancia o recibo de pago para efectos de la legislación laboral a que se refieren los artículos 132 fracciones VII y VIII, y 804, primer párrafo, fracciones II y IV, de la Ley Federal de Trabajo.

V. Solicitar a las personas que contraten para prestar servicios subordinados, le proporcionen los datos necesarios a fin de inscribirlas en el Registro Federal de Contribuyentes, o bien cuando ya hubieran sido inscritas con anterioridad, les proporcionen su clave del citado registro.

La naturaleza de la remuneración siempre por encima del concepto de pago y sus efectos

De ahí que, aun ejecutando todos estos requisitos, no debemos dar por hecho que se está cumpliendo correctamente, por el solo hecho de hacer constar en los recibos de nómina timbrados (CFDI) los conceptos e importes, si la naturaleza de la prestación no corresponde al concepto e importe de pagado.

Esto es; por citar algunos de los casos más comunes en los que algunas veces, se da la situación de timbrarlos bajo algún concepto y la remuneración corresponde a otra y razón de esto; cambia el deber ser del tratamiento sobre las obligaciones laborales entre patrón y empleado respecto a los compromisos acordados, así como del efecto fiscal de los ingresos gravados, exentos y excluyentes del Impuesto Sobre la Renta, Salario Base de Cotización ante la Leyes reglamentarias de Seguridad Social e INFONAVIT respectivamente, así como, en la determinación del Impuesto Estatal Sobre Remuneraciones.

Ejemplos más comunes en los que el timbrado se realiza bajo un concepto que no corresponde a la naturaleza de la remuneración:

Ejemplos de timbrado de prestaciones laborales.

Efectos laborales de dichos comprobantes por encima de la naturaleza de la prestación

Como lo hemos mencionamos en el transcurso del presente análisis, el punto de partida debe ser la naturaleza del concepto de pago acorde a su objetivo y alcance de la relación laboral que la Ley Federal del Trabajo ubica como la prestación de un servicio personal subordinado hacia una persona mediante el pago de un salario o prestación, sin importar el acto que le dé origen, por lo que en todo momento debe verificarse la existencia de dicha relación, alcance y compromisos.

Luego entonces para que se dé la verdadera relación de laboral (trabajo), deben presentarse los elementos esenciales en los que destacan 1) que sea personal; lo que implica que el mismo contratado preste el servicio y no lo realice a través de otra persona y 2) la subordinación, entendiendo por ello, el poder jurídico de mando que tiene una persona sobre otra y que correlativamente corresponde al deber de obediencia a través del pago de un salario.

Cabe entonces recomendar que para el caso en que los pagos se hagan por los conceptos asimilados, tanto la Ley del Impuesto Sobre la Renta contempla en el artículo 94, así como los demás contenidos en el catálogo, en lo referente al régimen de contratación, se tenga especial cuidado, primero que en la realidad así lo sea (asimilados) y no se trata de alguna figura distinta o simulación de otro tipo de servicios contratados, así como que los conceptos por asimilados o por subordinación estén soportados en el contrato correspondiente y que se identifique plenamente la inexistencia de la relación laboral, así como, la naturaleza y razón de ser de los conceptos pagados.

En cuanto al efecto laboral, el patrón tiene la obligación en todo tiempo de preparar, conservar y exhibir en su caso en juicio la nómina o lista de raya comprobante delos pagos y deducciones que se le hayan hecho al trabajador, además de que el artículo 784 de la Ley Federal del Trabajo en todo momento le deja la carga de la prueba al patrón, respecto de algunos conceptos entre los que están; el pago de salarios, la antigüedad del trabajador, días trabajados, prestaciones, duración de la jornada de trabajo, pago de días de descanso, entre otros.

Así las cosas en primer término, consideramos que la existencia de la Nómina en Comprobante Fiscal Digital, por si solo, no genera efectos diferentes a todo lo establecidos en la Ley Federal del Trabajo, ya que simplemente es un instrumento de información fiscal y ahora también laboral, sin embargo, como lo hemos indicado debe tenerse especial cuidado en tratamiento de los conceptos e importes que se manejan, debido a la minería de datos con cuenta las instituciones por intercambio de información entre el Servicio de Administración Tributaria, la Secretaria del Trabajo y Previsión Social, el Instituto Mexicano del Seguro Social y ahora pronto con la Junta de Gobierno con el registro de los contratos colectivos de trabajo, lo que puede llegar a generar actos de molestia innecesario, por no timbrar los recibos de nómina correctamente.

Efectos en materia de seguridad social

Insistimos la nómina debe ser el registro transparente de todos los conceptos que se le entregan al trabajador por su trabajo que incluye los salarios, bonos, premios, puntualidad, entre otros conceptos, todo ello por los servicios que prestó durante un período de tiempo.

Por lo que la nómina juega un papel importante en la empresa debido a que representa la prueba del cumplimiento de obligaciones laborales y de no cumplir con su naturaleza de pago, se distorsiona y sesga la confianza que asegura su correcto cumplimiento.

En el aspecto de vigilar el correcto cumplimiento sobre el derecho a la salud el artículo 9 del reglamento de la Ley del Seguro Social en correlación con la fracción II del artículo 15 de la LSS, nos establece dentro de las obligaciones patronales de llevar registros para que una nómina y lista de raya sean válidas deben contener ciertos requisitos, tales como; el asentar invariablemente el número de días trabajados, los salarios percibidos por sus trabajadores, nombre del patrón, RFC patronal, Número de registro patronal, periodo de pago de la nómina: semanal, catorcenal, nombre completo del trabajador, RFC y CURP del trabajador, además de otros datos que exigen la Ley y sus reglamentos, así como, definir el hecho de que es obligatorio conservar estos registros durante los cinco años siguientes al de su fecha; proporcionar al Instituto Mexicano los elementos necesarios para precisar la existencia, naturaleza y cuantía de las obligaciones a su cargo que correspondan.

Por lo anterior resulta importante que se tengan en cuenta los efectos que genera cada uno de los conceptos que se entregan al trabajador como contraprestación por su trabajo y verificar la diferencia que existe entre lo que se entrega por su trabajo y lo que se entrega por el hecho de ser trabajador (no por su trabajo), en el entendido de que hasta hoy, la aplicación del artículo 27 de la Ley del Seguro Social en cuanto a la determinación del Salario Base de Cotización, sigue siendo lo que se le entrega al trabajador por sus servicios excluyendo dada su naturaleza conceptos como puntualidad, asistencia, despensa, ahorro y herramientas.

Conclusiones

Debe de tenerse en cuenta en primer término el hecho de que hoy, se tiene la obligación de emitir una nómina como Comprobante Fiscal Digital con los requisitos que la Ley establece y es de alcance fiscalizador como instrumento especial al Servicio de Administración Tributaria para verificar el cumplimiento de los requisitos de deducción de algunos conceptos por lo que se han diseñado de manera especial los datos que debe contener, esto considerando que el SAT actualmente cuenta en todo momento con información en esquema electrónico que le permite conocer datos sobre el cumplimiento y razonabilidad de las obligaciones fiscales e incluso determinar por medio del aplicativo, si el importe señalada en la declaración anual de Impuesto Sobre la Renta Corporativo de las empresas, es correcto en proporción los gastos sobre nómina parcialmente deducible sobre las erogaciones exentas y gravadas a que hace referencia el artículo 28 fracción XXX de la Ley del Impuesto Sobre la Renta.

En ese entendido, aun y cuando, es hoy un instrumento de fiscalización principalmente del SAT, este perfectamente

puede en cumplimiento a los acuerdos interinstitucionales de coordinación fiscal correr cortesía y compartir minería de datos al Instituto Mexicano del Seguro Social, Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores u otras dependencias de Gobierno y partir de esta información ejercer actos de fiscalización sobre la presunción de obligaciones omitidas y generar créditos fiscales.

El contribuyente bajo el supuesto de ser patrón tendrá que verificar que se cumpla con todos los datos que debe llevar la nómina en los CFDI y con las publicaciones a través del Servicio de Administración Tributaria, por lo que deberá en todo caso contar con la asistencia de un proveedor de factura electrónica o bien hacerlo a través del portal del SAT, utilizando el citado aplicativo en lo que le corresponda.

Además de verificar en todo momento el régimen de contratación diferenciando entre servicios profesionales, especializados y suministro de personal, esto es elemental, ya que no todas las personas que se incluyen en el concepto de un servicio tienen necesariamente una relación laboral, por tanto, en la práctica debe contarse con la materialidad y los elementos suficientes para demostrar si se encuadra en un servicio con o sin vínculo laboral y de ahí determinar el alcance de las obligaciones a cumplir incluyendo las correspondiente a la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita y su regulación secundaria, Precios de transferencia, Ley Federal del Trabajo y las de informar ya citadas en lo correspondiente a la Ley del Impuesto Sobre la Renta, Seguridad Social y estatales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *