TMEC, la nueva etapa comercial para México

TMEC, la nueva etapa comercial para México

Antecedentes

Más del 80% de las exportaciones de México tienen como destino final Estados Unidos, seguidas por las exportaciones que se realizan a Canadá y la Unión Europea, esto hace que los dos tratados de libre comercio que existen para ordenar y fomentar el comercio entre las economías sean los dos más importantes para nuestro país.

El TLCAN, ahora mejor conocido como TMEC (Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá) y el TLCUEM (Tratado de Libre Comercio entre México y la Unión Europea) al ser los más importantes para nuestro comercio exterior se modernizaron, tal vez; el que más revuelo ocasionó fue el TMEC por su importancia, sin embargo también es preciso señalar que desde 2016 y hasta Junio de 2020 se negoció la modernización del TLCUEM, para que entre en vigor de forma estimada en 2021 ya que se revisen los textos legales del tratado, se realicen las correspondientes traducciones a los idiomas oficiales de la Unión Europea, se apruebe por el parlamento europeo y por cada uno de los países.

El proceso difícil ya pasó ahora es cuestión de tiempo para que podamos profundizar en las relaciones con la Unión Europea.

TMEC

Pero trataremos en este artículo del TMEC, que entró en vigor el pasado 1 de Julio y que pretende ser un motor que haga que la economía en los tres países se reestablezca dado que algunas inversiones esperaban que se terminaran las negociaciones de dicho tratado para poder comenzar.

Así entonces a partir del 1 de Julio tenemos en vigor en las 3 economías el más nuevo e importante tratado para nuestro país.

El nuevo tratado dejó sin efectos el anterior, dejando algunos temas pendientes de precisar y necesarios para los importadores y exportadores como lo es el tema de los certificados de origen, ya que los certificados de origen vigentes para el TLCAN no son vigentes a partir de la entrada en vigor del TMEC.

Para los certificados expedidos de forma anual como es costumbre de muchos importadores se tiene la disyuntiva si el nuevo tratado contempla que se pueden seguir utilizando.

Para tales efectos el propio TMEC, en las disposiciones finales establece que no podrá ser negado el trato arancelario preferencial en virtud del uso de un formato específico, sin embargo, en las reglas de aplicación del tratado publicadas en el Diario Oficial de la Federación el 30 de junio establecen que se deberá utilizar el formato del nuevo tratado, estas últimas reglas nacionales contravienen lo dispuesto en el tratado, siendo, desde hoy un problema para los usuarios importadores que aplican preferencias arancelarias en las 3 naciones.

Certificados de origen

Ahora bien, los requisitos del nuevo tratado para los certificados de origen incluyen los mismos que se tenían en el TLCAN, pero sin que estén en un formato específico.

Lo anterior deja una interrogante, qué sucede con las importaciones temporales que ingresaron con preferencias arancelarias del TLCAN, pero al realizarse el cambio de régimen ya no se encuentra vigente.

Otra de ellas es; porque si el tratado establece que no habrá formato en específico, los países, en las reglas de aplicación desconocen un formato que cumple con los requisitos del TMEC, sólo por ser el formato del TLCAN.

Precisiones como esta deben realizarse para dar a los importadores y exportadores la seguridad a los usuarios y también a las inversiones que se dan entre los países miembros de tan importante tratado.

Cambios en los insumos

Otro tema pendiente es el cómo aprovechar todos los cambios que aparentemente van a perjudicar a los productores de nuestro país con el cambio de las reglas de origen o mejor dicho, con el endurecimiento de las reglas de origen.

A la entrada en vigor del TMEC la elaboración de productos deberá realizarse utilizando al menos 10% más insumos que sean de la región, lo que obliga a buscar proveedores de insumos que antes estaban fuera de la región de América del Norte ahora, dentro de la propia región.

Conclusiones

Lo anterior deberá provocar una oleada de inversiones de plantas productoras de los insumos que antes podían provenir de fuera y la tarea pendiente para nuestro gobierno es; qué realizará para atraer tales inversiones a México y evitar que se vayan a Estados Unidos o Canadá, toda vez que estos países también estarán buscando la forma de que tales inversiones se dirijan a sus países.

Sobretodo considerando que en el sector automotriz, que fue uno de los más afectados en la negociación de las reglas de origen y que ahora incluye, principalmente para México el incremento de sueldos en virtud de la creación del valor de contenido laboral, lo que deberá dejar a México en similares circunstancias de competencia para atraer inversiones en éste sector comparado con Estados Unidos y Canadá, sin tener entonces la ventaja comparativa que México tuvo desde 1994 que ocasionó tanta inversión en nuestro país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *